Mejorar su alimentación después del parto: 5 consejos para la salud de las madres

Tori Schmitt, MS, RDN, LD05/21/19

El bebé ya está aquí. La llegada de un recién nacido está acompañada de muchos mimos, sonrisas somnolientas y, cómo no, la responsabilidad de alimentar al nuevo ser. A veces, sin embargo, entre toda la atención que protagoniza el bebé (como tiene que ser), la alimentación de la madre puede pasar a un segundo plano.

Precisamente eso es lo que me ocurrió a mí. Pese a ser dietista nutricionista titulada, como madre primeriza me resultó difícil llevar una alimentación de calidad durante los primeros meses de vida de mi hijo, sobre todo en las primeras semanas. Por muy absurdo que parezca, en las primeras semanas después del parto había muchas cosas nuevas en las que pensar y de las que ocuparse. En medio de la alegría y el agotamiento de ser una nueva mamá, descuidé mi salud y mi bienestar. Por suerte comprendí que, para poder cuidar bien a mi bebé, también tenía que cuidarme a mí misma. Y para ello necesitaba alimentarme correctamente.

Cuando una mujer amamanta (como en mi caso), sus necesidades de ciertos nutrientes aumentan. De hecho, una mujer necesita muchos nutrientes –como vitamina C, colina y vitamina B12– en mayor cantidad incluso que durante el embarazo.1-2 

Entonces, ¿qué puede hacer una mujer lactante para mejorar su salud y bienestar después del parto? Estas son mis recomendaciones:

Consejo 1 de alimentación después del parto: ¡Coma con frecuencia!

No es ningún secreto que el cuidado de un bebé puede requerir mucho tiempo y energía. Del mismo modo que el bebé necesita comer a menudo, también lo necesita la madre. Las mujeres lactantes deberían intentar comer cuando sientan hambre, a ser posible con comidas frecuentes a lo largo del día. En lugar de aplazar el hambre hasta que el bebé se duerma o esperar para comer hasta que pueda preparar una comida en condiciones, puede recurrir a alimentos rápidos como sándwiches de mantequilla de cacahuete, fruta fresca, algún que otro puñado de frutos secos o un huevo cocido cuando el hambre se deje sentir.

Consejo 2 de alimentación después del parto: Tome alimentos ricos en hidratos de carbono, proteínas y grasas. 

Los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas aportan extraordinarios beneficios a las mujeres después del parto. Además de proporcionar energía a la madre, también influyen en la salud del bebé. Cuanto más ácidos grasos omega-3 (como el EPA y el DHA) ingiera la madre, más omega-3 habrá en la leche materna.3 Aunque se necesita una investigación más concluyente sobre los beneficios de los omega-3 para la salud del bebé, los estudios existentes sugieren que el suministro de DHA a través de la lecha materna podría tener, entre otros, efectos beneficiosos en el desarrollo cognitivo del bebé.3-6

Consejo 3 de alimentación después del parto: ¡Coma alimentos variados y ricos en nutrientes! 

Las mujeres lactantes deberían consumir regularmente alimentos vegetales, fruta, legumbres, cereales integrales, frutos secos, semillas y pescado azul. Una alimentación variada ayuda a las madres a obtener las vitaminas y minerales que necesitan durante el periodo de lactancia. Además, una dieta sana puede ayudarles a tener un buen estado de ánimo. A pesar de que es necesaria más investigación sobre este tema, hay evidencias de que unos hábitos alimentarios saludables y el consumo de vitaminas, pescado, ácidos grasos poliinsaturados (incluidos los omega-3), calcio, vitamina D, zinc y selenio, antes y después del parto, contribuyen a mejorar el estado de ánimo de la madre tras el nacimiento del bebé.7-8

Consejo 4 de alimentación después del parto: ¡Busque ayuda cuando lo necesite!

Es cierto que para criar a un niño hace falta una comunidad. Buscar ayuda extra y el apoyo de otros contribuye en gran manera a elaborar y persistir en un patrón de alimentación más nutritivo para la madre lactante. Para comer sano con un bebé recién llegado, considere la idea de compartir sus comidas con amigos y familiares: usted puede preparar un plato, una amiga prepara otro y las dos intercambian. De esta forma, resultará más cómodo para usted y tendrá acceso a una mayor variedad de alimentos y sabores. 

También puede tomar suplementos alimenticios o alimentos enriquecidos para complementar una dieta sana. Si desea obtener los beneficios de los omega-3 como el EPA y el DHA sin tener que comer pescado, contemple la posibilidad de tomar un complemento alimenticio o alimentos enriquecidos que contengan aceite de pescado de alta calidad de la marca MEG-3®. 

Consejo 5 de alimentación después del parto: Recuerde, su alimentación no tiene por qué ser “perfecta”. 

No se preocupe, no tiene que llevar una alimentación perfecta después del parto. De todas formas, tampoco existe una definición universal de “dieta perfecta”. Plantearse objetivos simples y buscar el equilibrio, la moderación y la variedad son un buen punto de partida. ¡Tú puedes, mamá!

Siga MEG-3 en Facebook @MEG3omega3 si desea conocer los últimos consejos de los expertos para cuidar su salud en todas las etapas de la vida. 

References

  1. Dietary Reference Intakes (DRIs): Vitamins, Food and Nutrition Board, Institute of Medicine, National Academies, nationalacademies.org/hmd/~/media/Files/Activity Files/Nutrition/DRI-Tables/7_ Nutrients Summary.pdf?la=en.
  2. Dietary Reference Intakes (DRIs): Elements, Food and Nutrition Board, Institute of Medicine, National Academies, nationalacademies.org/hmd/~/media/Files/Activity Files/Nutrition/DRI-Tables/6_ Elements Summary.pdf?la=en.
  3. Evidence-based Nutrition Practice Guideline on Breastfeeding: Dietary Factors, Breast Milk, and Infant Outcomes published 2008 at https://www.andeal.org/topic.cfm?cat=4080&menu=3579 and copyrighted by the Academy of Nutrition and Dietetics.  Accessed 04 May 2019.
  4. Helland IB, Smith L, Saarem K, Saugstad OD, Drevon CA. Maternal supplementation with very-long-chain n-3 fatty acids during pregnancy and lactation augments children's IQ at 4 years of age. Pediatrics. 2003; 111: e39-e44.
  5. Carlson SE, Colombo J. Docosahexaenoic Acid and Arachidonic Acid Nutrition in Early Development. Adv Pediatr. 2016;63(1):453–471. doi:10.1016/j.yapd.2016.04.011
  6. Koletzko B., Lien E., Agostoni C., Bohles H., Campoy C., Cetin I., Decsi T., Dudenhausen J.W., Dupont C., Forsyth S., et al. The roles of long-chain polyunsaturated fatty acids in pregnancy, lactation and infancy: Review of current knowledge and consensus recommendations. J. Perinat. Med. 2008;36:5–14. doi: 10.1515/JPM.2008.001.
  7. Golding J, Steer C, Emmett P, Davis JM, Hibbeln  JR. High levels of depressive symptoms in pregnancy with low omega-3 fatty acid intake from fish.  Epidemiology. 2009;20(4):598-60319289957
  8. Sparling, T. M.,  Henschke, N.,  Nesbitt, R. C., and  Gabrysch, S. ( 2017)  The role of diet and nutritional supplementation in perinatal depression: a systematic review, Maternal & Child Nutrition,  13, e12235. doi: 10.1111/mcn.12235.

Mensajes Recientes


Este sitio utiliza cookies para almacenar información en su equipo.

x